Booking.com

sábado, 30 de julio de 2016

Carpaccio de piña con miel de anís. Receta

Cuando pensamos en postres, hay dos que probablemente siempre se nos vienen a la mente: una rebanada de un buen pastel de chocolate o una bola de nuestro helado favorito. El segundo sin duda sería nuestra elección para el calor de verano, aunque no lo preparemos en casa.

Pero hay postres que son sencillísimos de hacer, naturales y que no requieren mucho esfuerzo en su preparación, como lo es este carpaccio de piña con miel de anís que he preparado para servir de postre en la comida del medio día. Verán que la idea es sencilla y muy rápida, y si no tenemos anís, bien nos funcionará sustituirlo por algún extracto o esencia que tengamos en casa.

Ingredientes para 4 personas
  • 1/2 piña natural, 50 gramos de azúcar, dos estrellas de anís, 1/2 vaso de agua, 2 cucharadas de almendras en láminas y trocitos de chocolate o de nuez para decorar.
Cómo hacer carpaccio de piña con miel de anís

Para preparar este delicado postre, lo primero que haremos será pelar la piña con ayuda de un cuchillo afilado, asegurándonos de no dejarle trozos de cáscara. En seguida, cortaremos rodajas muy finas, lo más delgado que nuestro cuchillo nos permita. Con cuidado, las iremos colocando en un platón extendido.
En seguida, vamos a preparar la miel de anís. Para ello, en una cacerola pequeña colocamos el agua, el azúcar y el anís, y llevaremos al fuego hasta que el azúcar se disuelva por completo y tengamos una miel con una textura ligeramente espesa. Dejamos enfriar unos minutos y bañamos las rodajas de piña con la miel de anís.

Como es un postre frío y para permitir que la piña se impregne del sabor del anís, cubriremos con papel film y dejaremos reposar hasta que enfríe por completo. Por último, para llevar a la mesa, decoramos con las almendras en láminas y unos trocitos de chocolate o de nuez.
Degustación
Seguramente, ya se estarán imaginando lo fresco que resulta nuestro carpaccio de piña con miel de anís. Podemos servirlo así solo, para disfrutarlo al máximo, o acompañarlo de una bola de helado de vainilla o de helado de yogur. Si se animan a agregarle los trocitos de chocolate, se sorprenderán con la estupenda combinación que forma con el sabor del anís y la acidez de la piña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario