Booking.com

lunes, 29 de agosto de 2016

Pescado encebollado al vino blanco. Receta

En esta temporada de verano me gusta más comer pescado y mariscos que carne por lo que trato de idear algunas opciones para no caer en las mismas recetas de siempre. Como ya sabemos, el vino blanco se integra perfectamente bien en cualquier recetas de pescado, siempre y cuando sea vino blanco seco.

Hoy te propongo una deliciosa receta de pescado encebollado al vino blanco que es una de mis favorita por la simplicidad de la misma y su muy bien sabor. Para darle un toque ligeramente salado le vamos a añadir unas cuantas alcaparras. Me encanta siempre en giro que le puede dar este sencillo ingrediente a una receta de pescado.

Ingredientes para 2 porciones
  • 2 filetes de pescado blanco (el que más te guste), una cebolla blanca grande, una cucharada (sopera) de alcaparras, 30g de mantequilla, una cucharada de aceite de oliva, una cucharita (café) de azúcar blanca, 3 cucharadas de harina blanca, 20cl de vino blanco seco, sal y pimienta blanca molida.
Cómo hacer el pescado encebollado al vino blanco

Vamos a cortar la cebolla en julianas que vamos a poner en un sartén caliente con aceite e oliva y mantequilla. Las dejamos dorar por unos 3 minutos a fuego medio, agregamos el azúcar, las alcaparras bajamos la lumbre al mínimo y dejamos unos 8 minutos más. Secamos bien los filetes de pescado con papel absorbente y los pasamos por harina. Sacudimos delicadamente el exceso de la misma.

Ahora vamos a colocar cuidadosamente los filetes enharinados en el sartén, sobre la cebolla. Vertemos el vino blanco alrededor de los filetes y tapamos el sartén. Dejamos a fuego lento por unos 8 minutos y con la ayuda de una espátula volteamos los filetes de pescado. Dejamos otros 8 minutos en la lumbre, siempre a intensidad baja y con el sartén tapado.
Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Fácil
Degustación
Te recomiendo degustar esta deliciosa receta de pescado encebollado al vino blanco con un carbohidrato neutro como un arroz blanco, unas pastas y por supuesto unas verduras asadas. El vino blanco seco muy frío se convierte en el acompañante indispensable de este plato, pero si lo prefieres una cerveza clara también podría combinar bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario